chico en el ordenador

 

¿Se imaginan?… Las escuelas del futuro funcionarán al revés que las actuales, en lugar de que los niños vayan a la escuela a estudiar y hagan sus tareas en casa , estudiarán en casa con videos y programas interactivos en el ordenador y luego harán sus tareas en la escuela, trabajando en equipo con sus compañeros y con el asesoramiento de sus maestros.Pues en EEUU ya están funcionando. Gracias al acceso a las tecnologías y al crecimiento de la educación en linea por internet, esto se posible.

No hay duda de que los niños de ahora han nacido en la era tecnológica, que dominan su funcionamiento de forma natural y se sienten mas atraídos por todo lo que les llegue a través de internet. Es por ello que aprenden mucho más mirando videos que puedan detener, rebobinar y volver a ver y realizando ejercicios; para luego resolver en clase con los profesores y compañeros los problemas que no supieron hacer solos.

El origen de esta corriente está en los videos que realizaba el joven banquero Salman Khan sobre matemáticas para ayudar a su prima con la asignatura y los colocaba en youtube. Al poco estos videos eran vistos por millones de jóvenes en todo el mundo, que le agradecían a Khan su ayuda, ya que estaban entendiendo y aprendiendo mucho más con sus videos que en clase,  al tiempo que le pedían más videos.
La gran demanda recibida llevó a Khan en 2008 a fundar Khan Academy de videos gratuitos, que creció como la espuma. Después aparecieron sitios con clases gratuitas para universitarios como Coursera, que están revolucionando el sistema educativo mundial.

Existe un acuerdo mayoritario entre los expertos, en que la estrategia de invertir las clases funciona. Hay estudios que lo corroboran, como el de una escuela de secundaria de Detroit con resultados académicos penosos, donde aplicaron la estrategia de la escuela al revés y se consiguió reducir los repetidores de un 80 a un 10 % en un año.

Ademas de los videos, las prácticas se adaptan a las necesidades de cada alumno y a su propio ritmo. Las lecciones avanzan al ritmo de la velocidad de aprendizaje de cada estudiante.

Esto es un cambio radical en la educación. La mayoría de las escuelas sigue agrupando a niños de la misma edad en un aula donde todos los alumnos están sentados mirando al profesor, haciendo las mismas cosas a la vez y llevando tareas repetitivas para casa.
La escuela del futuro no tendrá nada que ver con la actual.  Es un hecho que cada uno de nosotros tiene una forma distinta de aprender pues algunos estudian mejor por la mañana, otros por la noche, algunos aprenden más visualmente, otros de manera auditiva, algunos estudian 1 hora del tirón, otros en tramos mas cortos.
Las nuevas tecnologías educativas permiten que cada uno de nosotros estudie a su propio ritmo y lo que antes llamábamos ir a clase para escuchar una disertación del maestro se convertirá en una sesión de tareas supervisadas en las que el profesor guiará y ayudará a los estudiantes a resolver los problemas que no hayan podido resolver solos.