Tócale, tócame.

Por |1 de septiembre, 2013|

Algunos estudios realizados como el que Harlow practicó con monos recién nacidos han demostrado la importancia de la necesidad afectiva, contacto y calor.
La falta de estímulos, caricias, palabras, miradas, en la infancia, pueden producir un cuadro de atraso en su desarrollo cognoscitivo, conducir a cuadros psicopatológicos e incluso a la muerte prematura. Y es que las caricias no son importantes sólo en la infancia, sino en cualquier etapa del ser humano. 

Es tal la necesidad de afecto que […]